El negocio de estos “accesorios” en las terrazas de los bares desde la aplicación de la ley antitabaco está en auge