Reflexiones de la jornada León 2.0

Como ya pude comentar en Twitter nada más salir del evento a la hora de comer, he visto esta jornada como un comienzo necesario. No hago más que ver el uso que se da a las redes sociales en gran parte de mi entorno y acercar al público a gente que sabe “algo” del tema es todo un acierto. Dejando a un lado las “politicadas” dignas de cualquier evento organizado por ayuntamientos, la consecución de una jornada de este estilo ha sido un puntazo. Al ser el primero, el evento ha tenido sus carencias. Esto es irrebatible. Ya habrá otros que lo critiquen. Yo me quedo con las sensaciones que me ha dado el contenido de lo que se ha expuesto allí. Y estoy satisfecho. No pude asistir a las ponencias de la tarde, pero con las de la mañana me bastan. Escuchar modelos de negocio distintos a los actuales, ver como la información audiovisual es más que los canales basura de la televisión permitiendo el emprendimiento, absorber términos como “cámara de eco” de alguien que mueve indirectamente decenas de miles de comentarios diarios y oir expresiones como “mentiendes” (no, no está mal escrito) que tienen mucho más detrás de lo que expresan. 

Fotografía correspondiente a la ponencia de Ricardo Galli.

El evento -para los que no sepan de qué demonios estoy escribiendo- consistía en acercar el mundo de las redes sociales a los asistentes por medio de ponencias presentadas por gente relevante en el mundo 2.0 español. A parte de el gusanillo de las desvirtualizaciones, esas exposiciones me hicieron quedar pegado al asiento sin querer pausas. Eso es para mí un éxito rotundo. Ya se mejorará el año que viene todo lo que se proponga mejorar. Pero, para ser un comienzo, han obtenido muy buena nota.

Por último, creo que se merecen un premio los tuiteros que han formado parte de la organización. En todo momento han hecho sentir esa cultura leonesa de acogida a los invitados desde que llegaron a la ciudad. Chapeau!