Cambiando la tarifa de Yoigo por SMS

En este caso quiero explicar cómo sucedió el cambio de tarifa que tenía en mente desde el mes pasado. Como todos sabréis, Yoigo lanzó un par de tarifas muy interesantes. La primera, llamada infinita, no se adecua a mis necesidades pero la denominada “tarifa del 2” mejora la del 8 ya que obtengo el doble de datos a alta velocidad y reduzco el minuto de llamadas un cuarto. Lo único que empeora es el precio de los SMS, pero reconozcamos que hay alternativas mucho más jugosas.
Tras unos infructuosos 8 minutos sin ponerme con un comercial de atención al cliente, decidí hacer caso a la reiterada sugerencia que escuchaba en la espera sobre enviar un sms al mismo número 622 transmitiendo mi problema. Conozco como se atienden estas peticiones y debido a que no me corría prisa el cambio y que lo iba a hacer de todos modos, me aventuré a mandar el mensaje. El mensaje en cuestión y las respuestas por parte de Yoigo se muestran en las siguientes capturas de pantalla:

Primera Captura de pantalla de la conversación con Yoigo

Segunda Captura de pantalla de la conversación con Yoigo

Tercera Captura de pantalla de la conversación con Yoigo

Cuarta Captura de pantalla de la conversación con Yoigo

Como se ve en las imágenes, la sucesión fue: 1º) mi mensaje e inmediata respuesta que verificaba su correcta recepción por su parte; 2º) la primera respuesta con otro número tras 8 minutos desde mi envío diciendo que ya está tramitado el cambio de tarifa y que si no lo pedí que llame al 622 (¡qué cachondos!); 3º) respondiendo directamente a mi mensaje inicial al 622 donde me informan con un saludo que me han cambiado la tarifa; y 4º) el final de los dos minutos recibiendo los mensajes culmina con la información de que mi bono de internet será cancelado al terminar el mes. Todo correcto por mi parte puesto que tenía la intención de cambiar y no me corría prisa. Pero la petición de mi mensaje no era solamente cambiar, sino informarme también sobre las condiciones.
En fin, sólo quería mostrar lo que sucede en estos casos y que si no hubiera querido cambiar realmente de tarifa o tuviera cierta prisa para hablar con un comercial, lo más seguro es que no dispusiera de todo el tiempo que las compañías de teléfonos creen que tenemos los clientes para zanjar estos asuntos.