Mis problemas con OSX

Antes de nada, os comento que mi máquina Apple es un Macbook Pro de principios de 2011, Core i5 a 2,3 Ghz con 4 Gb de RAM. Si no tuviera experiencia previa con otro sistema operativo y con otros productos de Apple, no diría nada. Sólo volvería a pasar por caja sin decir ni mu. Pero es una pena que eche de menos mi antiguo Macbook negro y Snow Leopard. Un vídeo que hice hace unos años (y que he vuelto a subir a la red) demuestra lo rápido que iba ese pequeño monstruo. Os lo pongo al final del post. Ahora tengo que rezar para que no salga la bolita con muchos menos procesos abiertos. La captura de pantalla que dejo a continuación lo deja todo bien claro. Safari con una sola ventana abierta cargando procesos en segundo plano que hacen bufar los ventiladores por machacar al procesador. Por no mirar la RAM.

Captura de los datos del monitor de actividad de OSX. Y sin programas de ofimática y diseño abiertos, que sería lo normal.

Captura de los datos del monitor de actividad de OSX. Y sin programas de ofimática y diseño abiertos. Pulsar para ampliar.

Seguro que a más de uno le pasa. No hay problema: pasaré por caja en breve para ampliar RAM y poner un SSD tan necesario. Incluso hay bromas que dicen que Mountain Lion no se lleva bien con los discos duros mecánicos o que, simplemente, no lo diseñaron para ellos.

Dentro de unos meses volveré a explicaros cómo me ha ido tras el paso por mi taller. Espero grabar otro vídeo como aquel y colgarlo con la misma ilusión que hace 4 años.

P.D.: Para colmo…mensaje de iTunes de última hora… WTF!

Captura-OSX_iTunes

Esperando el fin de la fragmentación de iOS

No me he equivocado cambiando Android por iOS. No. Hace casi un año adquirí un iPod touch de cuarta generación. Esperé a que se presentaran los nuevos dispositivos para tener el último. La sorpresa fue que añadieron el blanco a la “gama” de colores. Mismas especificaciones que el año anterior (procesador A4 y 256 mb de RAM, si no recuerdo mal) con la pantalla retina. Si de alguien no se habla es precisamente de estos fantásticos reproductores que están eclipsados por sus hermanos mayores, los iPhone. Y os aseguro que sufren de fragmentación. Puedo comparar siempre que quiero con un iPhone 4 de un familiar y esos 256 mb de RAM que le faltan son cruciales en muchos casos. Mi dispositivo no está mal ya que le ocurre a mucha otra gente que no le importan esos lags o cierres porque no lo usan tanto como yo. He podido leer y escuchar a usuarios de iPhone que alaban iOS por su fluidez y que no se cierran los programas ya que no “chupan” memoria a diferencia de Android. En mi caso tiro mucho de aplicaciones de audio y pueden que estén mal diseñadas, pero me parece raro que hagan que se cierren otras como twitter, facetime o el correo electrónico. Recuerdo que exprimo el terminal. Desde mayo tengo jailbreak y mejoró un poco. Puedo ahora controlar el consumo de RAM y es tremendo. Puede que esté mal la aplicación que lo muestra, pero es increíble.
Espero que este próximo día 12 Apple haga una revisión de estos dispositivos porque, si no lo hace, me parece que le habrán puesto definitivamente la lápida al iPod. Y no me parece justo para los que queremos mantener el mejor reproductor de música portátil que existe. O al menos para los que lo intentamos exprimir. He aquí otra de las batallas que tiene que hacer frente un geek ante el sentido empresarial.