La revolución de los 0,89€

Revolución WhatsApp LINE Telegram BBM
Estos días están siendo especiales en relación a la revolución que está habiendo por los 0,89€ (89 céntimos de euro) que cuesta la renovación de la licencia del servicio de mensajería instantánea WhatsApp por un año. Ya hubo revuelo por la expansión en el mercado de la aplicación LINE. Y es que ese WhatsApp killer se espera por muchos como agua de Mayo. ¿O a lo mejor no tanto?. ¿Es por lo que cuesta, por las dificultades de realizar el pago o porque tenemos ganas de dar guerra?. Pues es una mezcla de las tres.
Hace unos días difundí por las redes sociales este método para ampliar la licencia de WhatsApp. Y lo hice a modo de experimento para ver la respuesta. Aún sabiendo que mis contactos provocarían un grandísimo sesgo en los resultados, encontré todas las situaciones: gente que prorrogaba la licencia aún habiendo dado guerra con la renovación, otros que lo hacían por ver si era verdad, otros que no sabían pagar la licencia (de ahí que permitieran el pago por otro usuario) y vieron luz al final del túnel y bastantes que aún ven mal eso de pagar cuando existe la posibilidad de hacerlo free.
LINE y Telegram (o BBM para algunos) puede que sirvan como alternativa. Los que trasteamos con la tecnología tenemos la ventaja de poder elegir, pero la mayoría de la gente no. Y no porque sea incapaz, sino porque ni les va ni les viene. Con WhatsApp vale. No se quieren complicar. La seguridad o la versatilidad no importa cuando todo el mundo lo tiene.
Lo que sí me ha hecho cierta gracia con Telegram es que está revolviendo más las aguas que LINE. Aunque sea en nuestros entornos más geek. La seguridad empleada en las conversaciones y que sea de código abierto son dos características que llaman. Junto con la versatilidad entre plataformas. Eso sí, de ahí a que se originen pequeñas batallas entre los defensores de uno u otro sistema…me parece enfermizo.
Las cartas están encima de la mesa. Sin embargo y aunque podamos tener la opción de usar distintos servicios, una cosa está clara: todo el mundo usa WhatsApp.
La pregunta es sencilla ¿verdaderamente los 0,89€ son un problema?.